El test de la sensibilidad al contraste es una prueba encaminada a valorar la calidad visual.

- Consiste en una serie de círculos con barras en su interior, cuyo contraste y frecuencia va disminuyendo: se anota como máxima frecuencia visible el menor contraste que el paciente distinga.

- Es una prueba que dura alrededor de  20 minutos y debe ser realizado en un ambiente con buena iluminación.

- La sensibilidad al contraste se evalúa mediante modelos sinusoidales (bandas blancas y negras), en los cuales se manejan 2 variables, el grado de contraste entre las bandas y la distancia entre las repeticiones o frecuencia de las mismas (diferentes calibres de las bandas). A menor frecuencia, bandas más anchas y separadas, y a mayor frecuencia bandas más delgadas y menos separadas.

- Al paciente se le muestra el test rows en una secuencia aleatoria y evaluada en tres tiempos. Por ejemplo. Secuencia row C, A, E, D, B, E, C, A, B, D, A, C, D, B. Cada respuesta es grabada.

- La puntuación de sensibilidad al contraste final se determina por la mancha de más bajo contraste, teniendo un mínimo de dos o tres respuestas correctas.

- En cada fila los diseños experimentan de izquierda a derecha una disminución en su grado de contraste. También en la misma fila la orientación de las bandas varía en cada modelo.

- INDICACIÓN:

- Este examen debe realizarse en todos los pacientes para determinar cualitativamente el estado visual real de cada paciente. El test de sensibilidad suple la debilidad de la agudeza de alto contraste de snellen variando dos parámetros del tamaño gráfico y el nivel de contraste

- Por lo tanto, este examen está indicado en pacientes con defectos refractivos, cirugía refractiva cataratas, glaucoma, degeneración macular, retinopatía diabética, neuropatía óptica, ambliopía, adenomas pituitarios, usuarios de lentes de contacto.

- No existen contraindicaciones para la realización del examen.

 

Cita Previa

Template by JoomlaShine