La existencia de la Presión Intraocular es fundamental para que la función del globo ocular pueda desarrollarse con total normalidad ya que permite que este mantenga su forma en todo momento. Es primordial que se formen las imágenes nítidas en la retina  para un adecuado desarrollo visual y si el ojo fuera maleable no sería posible. - Es necesario además cierta presión para el intercambio de sustancias entre algunas estructuras como la córnea y el cristalino para su nutrición y esto se establece gracias al por el humor acuoso que interviene en la presión intraocular. - La PIO o presión intraocular suele ser de 15-16mmHg con oscilaciones a lo largo del día de 3 mmHg. Siempre tomaremos como normal valores que se encuentren en el rango de 10-21mmHg, sin embargo los valores patológicos dependen mucho de cada persona.  

Factores que afectan a la medida de la Presión Intraocular: Algunos de los principales factores que afectan a la medida de la presión intraocular

- Espesor corneal: Existen estudios que demuestran que valores corneales gruesos sobreestiman la PIO  mientras que las finas las infraestiman. Este factor se valora mediante la Paquimetría.

- Película lagrimal y cantidad de colorante: un gran acúmulo de lágrima y/o colorante  puede provocar una sobreestimación de la presión.

- Geometría corneal: Corneas irregulares  la medida variará en función de la  zona donde se valore.

TONOMETRÍA, que consiste en medir la fuerza que es necesaria para producir una determinada deformación a la que se opone la PIO. Esta puede ser:

- Tonometría de indentación: hoy en día no se usa. Mide la profundidad de una indentación producida con instrumentos de dimensiones conocidas. Hay muchos artefactos

- Tonometría de aplanación de Goldmann: se aplanan 3 mm de diámetro de forma que, por el principio de Fick, las presiones que hay a una y otro lado de la superficie aplanada (córnea) son iguales y se mide con un manómetro. Dado que la superficie aplanada es muy pequeña no hay cambio de PIO y no hay que tener en cuenta la elasticidad ocular. En la práctica un extremo está en contacto con el ojo y por el otro vemos dos semicírculos concéntricos en los que hay que hacer coincidir los extremos del semicírculo pequeño.

- Tonometría digital: consiste en valorar la posibilidad de deformación del globo ocular a la presión digital. Y ahora es cuando todos direis que eso de meterle el dedo en el ojo no queda muy profesional, además, algún paciente puede cabrearse y soltarte una patada en los compañones, así que se explora cerrando el párpado diciéndole que mire hacia abajo desde ya antes de cerrar el ojo.

 

Cita Previa